Trabajar la resolución de conflictos en la infancia

Inicio > SEC3 > Blog > Trabajar la resolución de conflictos en la infancia

            Los conflictos forman parte de nuestras vidas desde la infancia hasta la vejez, y si somos más concretos, casi todos los días tenemos conflictos. Asimismo, algo tan cotidiano en nuestras vidas viene acompañado de ideas negativas. Nuestra propuesta es aprovechar lo que nos sucede cada día como una oportunidad y no como una dificultad. Existen muchas definiciones para la palabra conflicto y con diferentes matices, a nosotras nos gusta la siguiente:

"Los conflictos son situaciones que nos suceden donde participan dos o más personas que tienen un desacuerdo en opiniones, intereses, necesidades, deseos o valores que se perciben como incompatibles".  

            Si partimos de la base de esta definición los conflictos no son malos, pues todos tenemos diferencias con diferentes personas desde nuestros hijos, compañeros de trabajo o incluso con una persona que no conocemos.

            Añadimos otro matiz: La forma de resolver el conflicto puede fortalecer o deteriorar la relación entre las partes implicadas.

En este matiz, se puede determinar que depende de cómo se resuelve el conflicto las consecuencias sean buenas o malas. Si somos capaces de encontrar una solución conjunta que fortalezca nuestra relación o por lo contrario, no resolvemos el conflicto de forma positiva concluyendo con el deterioro de la relación entre las partes implicadas.

            Los conflictos no son malos,  la forma de resolverlo es lo que puede ser valorado como malo. Los conflictos son oportunidades, debemos ser capaces de aprovechar de forma satisfactoria la variedad de opiniones, para encontrar una propuesta que recoja las mejores ideas de cada una de las personas que forman parte del conflicto. Uff!! ¿qué os parece esto? ¿Os parece difícil? Para poder resolver los conflictos de forma satisfactoria debemos aprender, igual que aprendemos a resolver los problemas de matemáticas. ¿Qué utilizamos para resolver los problemas de matemáticas? utilizamos las sumas, restas, y poco a poco aprenderemos a multiplicar, a dividir...  que nos ayudarán a resolver problemas más complicados. Pues con los conflictos entre personas pasa igual, hay que aprender habilidades sociales y emocionales.

            En el proyecto Conviviendo en la Isla: Resolución de conflictos en el aula, enseñamos a niños y niñas de 1º a 6º de Educación Primaria qué son las habilidades sociales y emocionales, les facilitamos herramientas y estrategias para que los conflictos diarios sean oportunidades que les ayuden a fortalecer sus relaciones sociales y además las ponemos en práctica con diferentes actividades para que luego las puedan aplicar en su día a día. Porque como en matemáticas, si no practicamos luego los problemas no salen bien ¿verdad?

             Si estás interesado en ofrecer este complemento formativo a los niños y niñas de tu centro contacta con nosotras en info@sec3.es o llamando sin compromiso al 650322645/661338200

 

Nadia Fernández Orellana

Educadora social y Docente de Servicios a la Comunidad        

Co-fundadora de SEC3 Educar y Formar