El secreto de Blef , un libro que fomenta la asertividad y una expresión sana de la autoestima en niños y niñas.

Inicio > Recursos SEC3 > Libros, páginas web, películas y documentales > El secreto de Blef , un libro que fomenta la asertividad y una expresión sana de la autoestima en niños y niñas.

            Los adultos somos ejemplos constantes de los niños y niñas que nos rodean, no solo de nuestros hijos. Esta es una gran responsabilidad, y los adultos no siempre somos conscientes. Nuestra influencia en los niñ@s depende del vínculo emocional que tenemos con ellos y del tiempo que pasamos con ellos. Los adultos queremos que los niños y niñas tengan una autoestima positiva y se muestren capaces de afrontar una situación desagradable para ellos de forma firme y seguros. Sin embargo, no somos conscientes de las semillas que dejamos con nuestros actos, estableciendo patrones sociales y emocionales que no favorecen la asertividad, la seguridad en uno mismo y la autoestima.

            En ocasiones, los adultos no prestamos  suficiente atención a nuestra forma de actuar (en ocasiones por costumbres personales o sociales) ni reflexionamos sobre las posibles consecuencias que pueden tener nuestros comportamientos en los sentimientos y conductas de los niñ@s. Resalto POSIBLES CONSECUENCIAS , este artículo no es resultado de una investigación científica, pero si una reflexión en voz alta tras años de profesión con niños y niñas, observando sus comportamientos, conversando con ellos  y ESCUCHANDO SUS OPINIONES SOBRE SUS VIDAS.

            El libro "El Secreto de Blef" muestra el ejemplo del comportamiento de algunos  adultos de "obligar" a los niños a dar besos a otras personas cuando no les apetece. Es un libro que invita a la reflexión de pequeños y mayores sobre esta costumbre social.  

            Todos tenemos derecho a ser respetados y a decidir libremente cuándo, cómo y a quién ofrecer nuestro afectoEn ocasiones, los adultos vulneramos este derecho obligando a los niñ@s a dar besos y abrazos a personas desconocidas o a personas conocidas pero cuando no les apetece. Piensa por un momento; eres un  adulto que esta con sus amigos dando un paseo. En medio de la calle, os encontráis a un conocido de  tu amigo y éste de repente te dice: Dale un beso. ¿Cómo te sentirías? ¿Qué harías? Quizás no te importe besarlo o te puedes sentir incómodo, la forma de salir de esta situación poco agradable para ti, dependerá de tus habilidades asertivas y de la seguridad que tengas en ti mismo. Ser asertivo quiere decir, ser capaz de defender nuestros derechos a no hacer cosas que no nos gustan sin herir los sentimientos de los demás. Si ejercemos, nuestra autoridad de adultos vulnerado el derecho de los niños a decir sobre lo que les gusta o no, hacer con su cuerpo (besos, abrazos, ...) estamos sembrando en ellos la duda, ¿debo hacer lo que me pida cualquier adulto aunque no quiera hacerlo?. En segundo lugar, estamos encogiendo esa vocecita sobre la que habla Blef, esa sensación que nos aborda cuando hacemos algo incomodo, algo que no deseamos. Si favorecemos la desaparición de esa vocecita estamos fomentando el desarrollo de  niños y niñas que soportarán conductas de otros aunque no les gusten, que harán cosas que otras personas les pidan aunque no las quieran hacer.

            Las relaciones de afecto deben estar fundamentadas en el respeto y la libertad. Los niños y niñas educados sin libertad a ofrecer su afecto cuándo, cómo y a quién deseen a la larga serán adultos inseguros ante situaciones de abuso. Debemos empoderar a los niños y niñas a forjar su camino y su identidad con seguridad y autoestima.

            Es responsabilidad de los adultos de referencia enseñar a los niños y niñas otras formas de saludar y comunicación asertiva para expresar sus emociones a los demás. Asimismo, es fundamental nuestra intervención con "los adultos rechazados"  para que comprendan que el comportamiento del menor no es una falta de respeto hacia ellos sino una muestra de seguridad en ellos mismos a decidir sobre su cuerpo y muestras de afecto hacia otras personas.

El respeto es el mayor regalo.

Los regalos no son obligaciones, se ofrecen desde la libertad y el afecto.

El afecto es un tesoro que se regala cómo, cuándo, a quien quieres.

 

Os recomiendo el libro " El Secreto de Blef" de Teresa Arias y Eva Clemente.

Colección Los tentáculos de Blef. Editado por Emonautas . Madrid, marzo 2016

 

Nadia Férnandez Orellana

Educadora Social y Docente de Servicios a la Comunidad.

Co-fundadora de SEC3 Educar y Formar.