Regulación Emocional para niños y niñas

Inicio > SEC3 > Blog > Regulación Emocional para niños y niñas

Las emociones forman parte de nuestra vida, las positivas y las negativas. Enseñar a los niños y niñas a desarrollar estrategias de regulación emocional es imprescindible para ayudarles a superar sus emociones negativas y sentirse mejor con ellos mismos.

            Las emociones nos rodean en todo lo que hacemos,  en cada situación sentimos, pensamos y actuamos de una forma concreta. El triángulo; Siento, Pienso y Actúo es muy útil para planificar una pauta para conversar con los niños sobre las emociones negativas.

            Las emociones deben aceptarse, "todos los sentimientos están bien, pero no todos los comportamientos" ( Snel, E. 2013:97). Ayudar a los niños a analizar cómo se sienten, pensar qué les ha producido esa emoción  y reflexionar sobre cómo han actuado y expresado su emoción, es un guión básico que debe incorporarse en nuestra rutina diaria.

            En muchas ocasiones los niños expresan sus emociones de ira, tristeza o miedo de forma poco saludables, con  conductas violentas, depresivas,... Muchas veces, ante estas situaciones, los adultos solo nos fijamos en la conducta del niño, qué ha hecho y en recordarle que así no se hace. Pero ¿cómo  podemos ayudar a los niños si ellos saben que su forma de actuar no ha sido la adecuada, pero sin embargo no han sido capaces de regular su emoción para modificar su comportamiento de forma saludable para ellos mismos y para los demás?

            Del mismo modo que enseñamos a los niños a leer , a escribir, sumar, etc. es posible enseñar e incorporar en las rutinas diarias estrategias de regulación emocional.

            Si los adultos somos guías y modelos de los niños practicando estas actividades, poco a poco los niños las interiorizarán y practicarán de forma espontánea, mejorando su bienestar.

            A continuación,  presentamos algunas estrategias de regulación emocional para llevar a la práctica de forma habitual.

  • Relajación basada en la respiración. La respiración es algo que nos acompaña a todas partes. Transmitir a los niños que su respiración les puede ayudar a sentirse mejor en situaciones de malestar es muy importante. Saber que siempre tienes contigo lo necesario para sentirte mejor en situaciones de malestar da una gran seguridad. De esta forma transmitimos a los niños un mensaje de gran valor para su autoestima : "ellos mismos son capaces de sentirse mejor "
  • Cantar es divertido. A todos nos gusta cantar y en especial a los peques. Cantando ayudamos a interiorizar mensajes de forma más divertida y duradera.

Os presentamos dos canciones para que enseñéis a los niños.

  • Rabia Rabieta: Coge tus manos entrelazadas. Realiza concentrado la respiración abdominal. Sube las manos hacia arriba inspirando y baja cuando espiras. Mientras canta esta canción:

Rabia, rabieta

estate quieta.

Rabia, rabieta

estate quieta.

¿Estás más tranquila rabia?

Si la respuesta es sí, podemos soltar nuestras manos. En cambio si notamos que todavía estamos furiosos repetimos tantas veces como sea necesario.

  • Ira. Cantando las emociones. (López. E. 2010:105).

Si alguien te hace enfadar,

no le pegues

no le pegues.

Si alguien te hace enfadar,

dile que quieres hablar.

 

  • Sr. y Sra NO. Existen diversas versiones del Sr. y Sra. No como estrategia de comunicación asertiva y de regulación emocional. En este caso hemos cogido de refernte las ideas de Giménez-Dasí, Fernández Sánchez y Daniel (2013:111).

Esta estrategia ayuda a los niños  a simbolizar su desacuerdo ante una situación que le ha producido malestar. En ocasiones no somos capaces de comunicar asertivamente nuestros sentimientos y lo hacemos de forma pasiva o agresiva. Esto mismo les pasa a los niños, pero gracias a el Sr. y Sra. NO podemos ayudarles. Dibujamos o modelamos un medallón que represente al Sr. y Sra. NO. Cuando algún niño sienta que otro compañero le hace sentir mal, este entregará el Sr. y Sra. NO simbolizando el desacuerdo ante la situación y facilitando la mediación y solución del conflicto de forma pacífica. Los adultos debemos fomentar que la entrega del Sr. y Sra. NO vaya acompañado de mensajes verbales asertivos: "no me gusta que me hagas eso", "por favor no hagas eso, me haces daño". Posteriormente, el adulto mediará entre  los dos niños para conversar sobre lo ocurrido basándose en el guión anterior (siente, pienso, actúo) favoreciendo que los niños lleguen a solucionar el conflicto de forma pacífica y creativa.

  • Dibujar. Dibujar y pintar gusta mucho a los niños. Os proponemos aprovechar esta actividad para enseñarles a relajarse, a conectar con sus deseos, emociones y a expresarse. Recomendamos la práctica de colorear mandalas que dentro de la tradición budista es considerada como un elemento fundamental para la concentración y meditación.  También os proponemos una idea muy divertida de Eline Snel (2013:88), dibujar nuestro estado emocional relacionándolo con el tiempo meteorológico. Es decir, si estoy contento hace un sol radiante en cambio si estoy muy enfadado hay tormenta y truenos. Este simbolismo ayuda a los niños a identificar su estado interior y a analizar cómo se sienten, básico para la posterior regulación emocional.

            Estas son algunas estrategias de regulación emocional que SEC3 Educar y Formar enseña y practica en el proyecto de educación emocional y habilidades sociales Aprendiendo a ser (niños de 3 a 12 años) y Aprendiendo en Familias (niños de 2-3 años acompañados de un familiar).

            Os animamos a practicarlas a diario con los niños de vuestro entorno para disfrutar de relaciones sociales satisfactorias con los demás y bienestar con uno mismo.

 

Nadia Férnandez Orellana

Educadora Social y docente de Servicios a la Comunidad

 

 

Referencias consultadas:

Giménez-Dasí,M., Fernández Sánchez, M., Daniel, M. Pensando las emociones. Programa de intervención para Educación infantil. Pirámide. Madrid. 2013.

López Cassá, E. Educación Emocional. Programa para 3-6 años. Wolters Kluwer. Madrid. 2010.

Snel, Eline. Tranquilos y atentos como una rana. Kairós. Barcelona. 2013.